Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios


Thursday, 29 April 2010

Olvídate de hacer un ERE si tienes una pyme, sale caro y es lento

En tiempos de crisis siempre viene a la cabeza una cosa: despidos. El Expediente de Regulación de Empleo o tristemente popular ERE es una opción contemplada por muchas pequeñas y medianas empresas que no pueden seguir adelante cuando la economía aprieta el negocio. Pero, ¿es una fórmula válida? ¿cómo se ejecuta? El titular de El Economista es bastante contundente: “Los ERE no son para las pymes: demasiado tiempo y dinero” ¿Por qué? Estos son sus argumentos:

1.- Cuestión de números

Hay que hacer cuentas. Hay que tener en cuenta la cantidad de trabajadores afectados como los costes económicos que suponen los despidos. En primer lugar, para hablar de ERE el ajuste tiene que afectar al menos a 10 empleados en empresas de menos de cien trabajadores, o al 10% de la plantilla cuando la empresa tiene entre cien y 300 empleados.

Antonio Gómez de Enterría, vicepresidente de Sagardoy Abogados, explica: “Las diferencias entre un despido objetivo y un ERE es que, en el primero, es el empresario el que extingue los contratos y se somete al control judicial posterior de los afectados, mientras que en el ERE se puede hacer siempre que la Administración de la que dependa lo apruebe”.

2.- Un proceso farragoso

Silvia Bauzá, socia del Área de Laboral de Gómez-Acebo, considera que “los ERE no se aplican en las pymes. El procedimiento es bastante farragoso, por lo que se llega a acuerdos individuales con los trabajadores”. Coincide con ella Ángel Colomina, director general de la Fundación Incyde. “A una pyme le da miedo enfrentarse a un ERE. No es un instrumento hecho para las empresas pequeñas”, dice.

Eduardo Navarro, presidente de la consultora Improven, también hace hincapié en los problemas. “Aplicar un ERE sólo tiene sentido si la empresa tiene cierto tamaño. Por mi experiencia, creo que estamos en un país donde los despidos son tan caros, que los costes del ERE pueden llevarse a una empresa por delante”.

3.- Costes elevados

Trino Soriano es gerente de Utiform Technologies, una pyme con sede en Alicante que fabrica maquinaria para la construcción. Desde 2007, la crisis ha hecho mella en la plantilla de la empresa y han pasado de 100 empleados a 25. “Cada tres meses he tenido que despedir a nueve personas. Y llevo gastados más de 400.000 euros sólo en costes de despidos. En algunos casos, hemos tenido ayudas del Fogasa, pero aun así es brutal”. Como brutal es, dice, la desmotivación de los que aún resisten.

Más información
El Economista.es:
Los ERE no son para las pymes: demasiado tiempo y dinero

Share