Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios


Tuesday, 10 May 2016

Cómo cobrar más al jubilarte si eres autónomo

Durante 2014 los autónomos jubilados cobraron una media de 678, 61 euros al mes. Suma tan sólo el 60% de lo que recibieron los asalariados (1.143,19 euros). Esos 678, 61 euros son incluso más bajos que la prestación media del sistema, 871,01 euros mensuales. ¿Eres autónomo? ¿Y quieres saber cómo cobrar más cuando te jubiles? Sigue leyendo.

autónomo

Por qué los autónomos cobran tan poco cuando se jubilan

La media de cotización de los autónomos es de 999,27 euros, una cifra bastante inferior a la media cotizada por los asalariados (1.703,71 euros). Esto significa que los autónomos pagan menos a la Seguridad Social y, por tanto, generan menos derechos en el futuro.

Mientras los asalariados tienen una base de cotización (pagada por ellos y su empresa) que se fija en función del su salario, los autónomos puedes escoger qué base quieren cotizar, es decir, no tienen su cotización vinculada a lo que ganan.

En el primer trimestre de trimestre de 2015, el 86% de los autónomos estaba cotizando por la base mínima. Esto significa que, independientemente de sus ingresos, es como si cobraran 884,40 euros al mes. El último informe de la Seguridad Social detalla que este porcentaje rebasa el 90% del colectivo cuando la edad es inferior a los 50 años y en el caso de los trabajadores que llevan menos de cinco años dados de alta.

¿Solución? Cotizar más a la Seguridad Social

“Lo idóneo sería cotizar por rentas reales, sin importar la edad que uno tenga”, sugiere César García, secretario institucional de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) a El País. “Todo es directamente proporcional a lo que se cotiza. No se trata sólo de la jubilación, sino también de las demás contingencias, como la enfermedad profesional o el accidente de trabajo”, argumenta.

La solución pasa por cotizar más a la Seguridad Social. Es decir, si se quiere tener una pensión que sume unos 1.500 euros mensuales, el autónomo tendría que cotizar algo más de 400 euros al mes a la Seguridad Social en lugar de los 260 euros de la base mínima.

¿Cuándo se debe aumentar la base de la cotización?

La ley actual establece que la pensión pasará, paulatinamente, a calcularse sobre lo cotizado durante los últimos 25 años trabajados, y ya no sobre los últimos 15, como hasta 2012. Además, la edad exigida para jubilarse subirá desde los 65 años hasta los 67 años en 2027.

Debemos empezar a pensar en la jubilación a partir de los 42 años, aunque también existe la opción de cotizar dos o tres años más más allá de los 67 años.

A partir de los 47 años también empiezan las limitaciones para elegir la base de cotización. El autónomo que tenía esta edad en enero de 2015 y que en diciembre de 2014 estuviera cotizando por una base igual o superior a 1.926,60 euros puede seguir eligiendo entre la base mínima (884,40 euros al mes) y la máxima (3.606 euros al mes).

Los autónomos que, a 1 de enero de 2015, ya habían cumplido los 47 años y estaban cotizando por debajo de los 1.926,60 euros, ya no pueden cotizar por la base mínima de 884.40 euros al mes. Tienen que hacerlo al menos por 953,70 euros. Y también su techo máximo cambia, y se rebaja a los 1.945,80 euros. Es decir, si un trabajador por cuenta propia de 47 años ya cotizaba por encima (entre 1.926,61 y 3.606 euros) puede superar el listón de los 1.945,80 euros.

“La modificación de la base de cotización puede realizarse dos veces al año, tanto al alza como a la baja”, explica Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de ATA (Federación Nacional de Trabajadores Autónomos). “El procedimiento consiste en la apertura de dos periodos anuales en los que se puede efectuar la solicitud de modificación, aunque no tendrá efectividad inmediata”, precisa.

El primer periodo va del 1 de enero al 1 de mayo, y se hace efectivo desde el 1 de julio; el segundo va del 1 de mayo hasta el 1 de noviembre y empieza a tener efectividad el 1 de enero del año siguiente. Además, la norma permite la actualización constante de las bases de cotización acorde con el incremento de las bases máximas.

Share

Monday, 9 November 2015

Qué derechos tienes si eres autónomo y enfermas

Los autónomos parece que nunca se ponen malos. Según las últimas estadísticas de la Seguridad Social, cada mes, más de dos empleados sobre diez pidieron la baja por incapacidad laboral, y sólo uno de cada diez autónomos hizo lo mismo. El miedo a perder clientes e ingresos hace que los autónomos sean más reacios a coger la baja por enfermedad, pero hay ocasiones en las que no hay más remedio. Y en esas ocasiones, ¿cómo funciona la baja para el autónomo? Aquí te lo explicamos.

enferma

Cuándo se pide la baja

Cuando hay un accidente o una enfermedad el trabajador debe pedir su Prestación por Incapacidad Temporal (IT). Es un subsidio diario que cubre la falta de ingresos mientras el trabajador no pueda realizar sus funciones profesionales.

Entre enero y agosto hubo 9,26 incidencias al mes por incapacidad temporal cada 1.000 autónomos —frente a las 20,83 de los asalariados—. Sin embargo, las bajas de los trabajadores por cuenta propia fueron más largas: una media de 87 días frente a los 37 del resto del sistema. “Los autónomos suelen pedir la baja solo si se enfrentan a una enfermedad muy seria”, comenta Sebastián Reyna, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) a El País.

¿Quién puede solicitar la baja?

Para cobrar el subsidio, es necesario tener cotizado un periodo mínimo de 180 días en los cinco años anteriores a la solicitud. Este límite deja de aplicarse en los casos de enfermedad profesional y accidente laboral. En este caso no se requiere un periodo mínimo de cotización.

La cotización por contingencias comunes es obligatoria desde 2007 para los inscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). En cambio, la cobertura por accidentes laborales y enfermedad profesional tiene carácter voluntario, salvo para ciertos grupos de autónomos, como los económicamente dependientes o los que desarrollen una actividad de alto riesgo. Esto significa que, aquellos autónomos que no coticen por ellas y sufran, por ejemplo, un accidente en el trabajo, percibirán la prestación como si se tratara de enfermedad común.

El autónomo tiene que estar dado de alta en el régimen de autónomos y estar al corriente de todos los pagos para poder cobrar su baja. Si no está al corriente de pago entonces tendrá un mes para hacerlo.

¿Cuánto se cobra al estar de baja?

Sólo se tiene derecho a la prestación a partir del cuarto día de baja. Solo en caso de accidente laboral o enfermedad profesional se cobra las tres cuartas partes de la base desde el primer día de baja, siempre y cuando se esté cotizando por las contingencias profesionales.

La cuantía de la prestación varía en función de la base de cotización y la causa que ha provocado la incapacidad. Para enfermedades comunes y accidentes no laborales se percibe el 60% de la base del mes anterio. A partir del vigésimo día y hasta el momento del alta el importe sube hasta el 75%.

Si se cotiza por la base mínima, la prestación queda en 530 euros al mes —660 euros a partir del día 21 o en caso de accidente o enfermedad profesional—. Pero hay que seguir pagando las cuotas de autónomos —algo más de 260 euros si no se tiene derecho a bonificaciones— durante el periodo de incapacidad. Así, el subsidio se queda en unos 267 euros si se recibe el 60% de la base y en cerca de 400 euros si tiene derecho al 75%.

La baja tiene una duración máxima de un año, prorrogable durante seis meses más.

Cómo se tramita la baja

Hay que rellenar la solicitud de la mutua y presentarla junto a su DNI. Si no sabes cuál es tu mutua puedes pasar por una oficina de la Seguridad Social para que te lo digan.

Share

Thursday, 10 September 2015

Tu segunda oportunidad para emprender

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece eso, una segunda oportunidad a muchos emprendedores. ¿Por qué? porque permite a emprendedores y particulares liberarse de sus deudas. Aunque tiene unos requisitos muy exigentes que ya han sido criticados por los autónomos. Aquí te lo explicamos todo.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, una de las principales organizaciones de autónomos afirma que la norma “no responde a las necesidades de los autónomos ni va a evitar que negocios viables que se han visto abocados a la quiebra por la falta de liquidez y la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social vuelvan a crear empleo”.

mujer negocios

Quién puede beneficiarse de la liberación de las deudas

Según explica El País, la nueva norma amplía las posibles quitas de deuda a los particulares y autónomos —que hasta ahora tenían que responder de todas sus deudas de por vida— con deudas que no superen los cinco millones de euros.

A partir de ahora podrán negociar rebajas en las deudas con sus acreedores. Para ello deberán declarar un proceso concursal y se facilitan los acuerdos extrajudiciales de pagos. Para el resto de empresas y sociedades ya existe un proceso de concurso de acreedores.

Cómo es el proceso

El proceso se ha agilizado con la nueva norma pero sigue siendo complejo y laborioso. En líneas generales es así:

1.- Reducir el pasivo

Para conseguir una reducción del pasivo, el particular o el autónomo deben liquidar sus bienes y destinar el dinero conseguido a liquidar el pasivo.

2.- Conseguir un Acuerdo Extrajudicial

Se fomenta el acuerdo extrajudicial entre el deudor y los acreedores, que será tutelado por un mediador o notario.

3.- Ir al Concurso de acreedores si no se consigue el Acuerdo Extrajudicial

Si no se consigue un acuerdo extrajudicial se pasa a un concurso de acreedores. Si el concurso de acreedores concluye por insuficiencia de masa —cuando se carece de recursos para pagar las deudas surgidas con posterioridad a la declaración de concurso. Es decir, no se pueden afrontar los gastos de procedimiento— se podrán aplicar quitas.

Además, se exige haber actuado de buena fe. En este punto se exige que el deudor no haya sido condenado por delitos económicos o societarios en los últimos 10 años, ni declarado culpable en el concurso de acreedores.

Share

Wednesday, 26 June 2013

Joven y autónomo

autonomoLa mayoría de las personas jóvenes que en este año han iniciado una actividad laboral bonificada se han inscrito en el régimen de autónomos, según los datos proporcionados por el Ministerio de Empleo publicados por Cinco Días. Esta situación supone una transformación gradual del mercado de trabajo español, donde tradicionalmente el mayor porcentaje de empleo ha sido asalariado.

Tres de cada cuatro jóvenes que se han acogido a las ayudas incluidas en la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven (2013-2016), aprobada por el Gobierno en febrero, se desempeñan como autónomos y se benefician de una tarifa plana de 50 euros mensuales durante los seis primeros meses.

En los siguientes 18 meses también tienen otros incentivos: una reducción de la base mínima de cotización del 30% y una bonificación también del 30% de esta misma base durante los 15 meses siguiente. Además, se permite compatibilizar la actividad por cuenta propia con el cobro de la prestación por desempleo durante nueve meses o capitalizar el 100% del paro para destonarlo al capital social de sociedades mercantiles de nueva creación.

En total, en los últimos cuatro meses, 46.806 hombres de menos de 30 años y mujeres menores de 35 años acogidos a estas ayudas trabajan como autónomos. Estas cifras superan las expectativas del Gobierno que esperaban que unos 30.000 jóvenes accedieran a estas reducciones en la cuota de autónomos. El resto de las y los destinatarios del plan de incentivos gubernamental (unos 15.000) tiene en su mayoría un contrato de prácticas, según reconoció la ministra de Empleo, Fátima Báñez; en estos casos, se aplica una reducción de la cotización del 50%.

Este balance demuestra que los otros incentivos (el contrato primer empleo, que intenta fomentar la primera experiencia profesional; las ayudas a la contratación fija de joven por parte de empresas de menos de nueve trabajadores, o la contratación con vinculación formativa) están teniendo menos receptividad en el mercado laboral.

Estas ayudas podrían complementarse con una inversión de entre 1.500 y 2.000 millones de euros que corresponderán a España de un total de 6.000 millones que la UE tiene previsto destinar a incentivar la creación de empleo juvenil. El Gobierno se ha comprometido con los sindicatos españoles y con la Confederación Europea de Sindicatos a que se acelere la llegada de este dinero. Sin embargo, Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO, duda de que se incrementen los 6.000 millones o de que se reduzca su plazo de inversión que está fijado para 7 años según el borrador del texto comunitario.

Más información
Cinco Días:
La opción de los jóvenes: hacerse autónomos

Share

Monday, 17 January 2011

Menos autónomos y más grandes empresas

El último estudio de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) revela que el número de autónomos sin asalariados ha descendido un 9% desde diciembre de 2008, mientras que las grandes empresas han registrado un aumento del 2,1%.

Durante los dos últimos años se han perdido 253.716 empresas, de las que 155.979 estaban regentadas por un autónomo sin asalariados, es decir, el 61,5% del total de las empresas desaparecidas. En el caso de las empresas con asalariados, concentraron el 38,5% del total de la pérdida de empresas.

Mientras los autónomos empleadores, las micro y las pequeñas empresas descendieron un 5,6% por la crisis económica, las grandes empresas han registrado un crecimiento del 2,1%. Casi todas las pérdidas se dieron en empresas entre seis y 50 trabajadores, con un descenso cercano al 10%, seguida de las que contaban con un empresario autónomo y de dos a cinco trabajadores, que cayeron un 6%.

Para Lorenzo Amor, presidente de ATA, estos datos reflejan cómo las grandes empresas han tenido menos dificultades para “sobrevivir” que los autónomos, las micro y las pymes, “sobre todo por las facilidades de acceso a financiación de este tipo de empresas y la mayor capacidad para afrontar situaciones como ésta”. Amor volvió a insistir en que “los autónomos somos los grandes perjudicados de esta crisis, ya que la pérdida registrada en los dos últimos años, lo más complicados, prácticamente ha duplicado a la registrada por las empresas con empleados, como consecuencia de la dificultad de este colectivo para acceder al crédito, la alta morosidad a la que se ve sometido y su escasa capacidad para capear este temporal, al no contar con ayuda ni con apoyo de nadie”.

Más información
Tormo.com: Desciende el número de pymes mientras aumentan las grandes empresas
Nuevas Tecnologías: Las grandes empresas crecen y las pymes desaparecen

Share