Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios

Alquiler locales


Tuesday, 8 March 2016

Por qué debes asegurar tu local

Pedro HernándezNo cabe duda de que el arrendatario de un local de negocio en el que desarrolla su actividad mercantil o profesional, se cuidará de tener aseguradas las contingencias que pueda sufrir esa actividad, daños por incendio, inundación, pérdida de beneficios como consecuencia de lo anterior etc., mediante las oportunas póliza de seguro industrial.

Sin embargo no está de más contemplar la necesidad de contratar seguros o ampliar los existentes de modo que cubran los riesgos derivados de su condición de inquilino, pues es errónea la afirmación: Como el local y sus instalaciones son del casero, él las tendrá aseguradas.

En primer lugar conviene subrayar que un local alquilado no es como un automóvil, no existe seguro obligatorio y en segundo lugar que la póliza del casero puede no cubrir las necesidades del inquilino, que pueden estar contrapuestas.

Algún ejemplo ilustrará las anteriores afirmaciones y puede servir para comprobar si las pólizas contratadas cubren los riesgos que se describen, ya que si no es así, el empresario es el asegurador de esos riesgos:

1.- Incendio en local arrendado que produce la pérdida del edificio (caso real), el inquilino se ve obligado a indemnizar con el valor de los edificios en el momento en que había tenido lugar el incendio, con un límite máximo de 142.074.260 pesetas (853.883,49 euros), conforme a los arts. 1555.2º y 1563 del Código Civil que responsabilizan al arrendatario del deterioro de la cosa salvo que pruebe haberse ocasionado sin culpa suya, por lo que conforme a la doctrina jurisprudencial sobre dichas normas el inquilino tendría en principio que responder de los daños causados por el incendio.

Conviene señalar que para el Tribunal Supremo “el desconocimiento de la causa de un incendio no supone que el mismo se haya producido por caso fortuito”

Un seguro con cobertura de la responsabilidad civil de inquilino, hubiera evitado ese desembolso.

2.- Daños en el local producidos por atasco de la tubería de desagüe. Normalmente será responsable o bien el ocupante del piso de arriba o la Comunidad de Propietarios, si se niegan a pagar, el perjudicado, arrendatario del local, deberá contratar y pagar procurador, abogado y perito para conseguir ser indemnizado de esos daños.
Una póliza asistencia jurídica a inquilino se encargaría de ello.

3.- Incendio producido en nave industrial, como consecuencia del mal estado de la instalación eléctrica que se propaga a otras naves del polígono causando daños en las mismas. (Caso real) Se condena solidariamente al dueño/arrendador, al arrendatario y a sus aseguradoras a pagar los daños y perjuicios ocasionados.

El seguro de incendio normal de una empresa pudiera no cubrir este supuesto de responsabilidad civil de inquilino.

4.- La caída de un rayo produce la pérdida total de la nave industrial alquilada con todas sus instalaciones, enseres y equipamientos. Si el arrendatario no tenía contratado seguro de daños al continente, la nave, puede verse obligado a sufragar los gastos de reconstrucción, ya que la aseguradora no atenderá esa parte del siniestro, aunque luego pueda reclamarlos al dueño en base a que se han producido por caso fortuito, estaríamos en el supuesto nº 2.

Pedro Hernández, abogado
Consultas Legales Online

Share

Friday, 27 February 2015

Cómo funciona el traspaso de local de negocio HOY

Pedro HernándezLa actual Ley de Arrendamientos Urbanos no contempla la figura del traspaso de local, salvo para contratos de alquiler vigentes cuando entró en vigor esta Ley.

Y ya ni siquiera los contratos que permanezcan subsistentes hoy podrán ser objeto de traspaso, dado que la ley señala: “Este traspaso- el que hagan personas físicas o sus cónyuges- permitirá la continuación del arrendamiento por un mínimo de diez años a contar desde su realización o por el número de años que quedaren desde el momento en que se realice el traspaso hasta computar veinte años a contar desde la aprobación de la ley“. Es decir hasta 31 de diciembre de 2014.

A pesar de ello siguen viéndose en nuestras calles anuncios “SE TRASPASA”.

Por eso debe tenerse claro el alcance que ha de darse a esto y las precauciones que los interesados deben tomar antes de decidirse a pagar por ese supuesto traspaso. Y al hilo de esto destaco la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de cinco de junio de dos mil trece, que analiza el supuesto de una persona que alquila un local, monta un bar y lo ‘traspasa’, se presume que cobrando un precio, y al final se queda fuera del negocio.

HECHOS:

Contrato de arrendamiento de local de negocio con una duración de diez años y alquiler de 900€ mensuales, de fecha 1 de junio de 2010.

La arrendataria alquila en esa misma fecha a terceras personas el negocio de hostelería allí instalado por un plazo de 42 meses, y una renta inicial de 3.500 €/mes, y de 4.000 €/mes desde el 1 de enero de 2011, manifestando tener autorización de subarriendo, puesto que su contrato le prohíbe el subarriendo sin permiso del dueño.

El dueño del local en fecha 13 de septiembre de 2010 dirige a su arrendataria comunicación dando por resuelto el contrato de arrendamiento, por subarriendo inconsentido, y al los subarrendatarios requiriéndoles el abandono del local.

Con fecha 1 de octubre de 2010 el dueño pacta con los subarrendatarios nuevo contrato de alquiler de local por una renta de 1.800 €/mes.

Tanto el Juzgado como la AP desestiman la demanda del inquilino inicial contra sus subarrendatarios en ejercicio acumulado de las acciones de resolución, y de reclamación de cantidad, por la falta de pago de las rentas desde agosto de 2010, devengadas en virtud del contrato de arrendamiento del negocio, destinado a bar restaurante.

Considera la Audiencia que no ha sido probado el consentimiento del propietario al subarriendo del local, según lo convenido en la condición anexa 7ª del contrato de arrendamiento.

En cuanto a la posible existencia de un fraude, la AP de Barcelona analiza los requisitos exigibles para considerar la existencia de fraude o abuso del derecho para concluir que en el presente caso no concurren ninguno de los mencionados requisitos, ya que, producida la resolución del arrendamiento y del subarriendo, es plenamente legítimo y serio, y en modo alguno excesivo o anormal, el interés jurídico del propietario en arrendar de nuevo el local, por una renta que es el doble de la que tenía concertada en el contrato de arrendamiento resuelto; y es igualmente legítimo el interés de los demandados en continuar en la ocupación del local, pagando una renta que es la mitad de la que tenían concertada en el contrato de subarriendo resuelto.

No obstante deja a salvo las acciones que, en su caso, puedan asistir a la parte demandante por la continuación de los demandados en el aprovechamiento de los elementos del negocio descritos en el anexo del contrato de arrendamiento de 1 de junio de 2010, después de su resolución.

Pedro Hernández, abogado
Consultas Legales Online

Share

Friday, 24 January 2014

Cómo hacer un traspaso de local

Aunque debiera ser evidente que en estos momentos el traspaso de local de negocio arrendado no es factible, salvo en contadas ocasiones, sin embargo ya ni siquiera me sorprende observar en muchos escaparates el anuncio: “Se Traspasa”.

No obstante esta mañana he visto un anuncio que sí me ha llenado de sorpresa, dice literalmente: “SE TRASPASA TIENDA. NO ME JUBILO”.

A la vista de ello parece conveniente explicar a los lectores de este blog alguna importante cuestión relacionada con el traspaso.

En primer lugar conviene dejar en claro el concepto de traspaso: “Cesión mediante precio de los locales sin existencias hecha por el arrendatario a un tercero”.

Esta cesión proviene de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964, que como es sabido convertía el derecho del inquilino sobre el local arrendado en algo ilimitado en el tiempo, que incluso podía ser heredado por sus sucesores a través de la subrogación.

En la actual Ley de Arrendamientos Urbanos -Ley 29/1994- al desaparecer la duración ilimitada de los alquileres desaparece el traspaso, de hecho en la Ley solamente se contempla la cesión del contrato de arrendamiento por el arrendatario, cuando en la finca arrendada se ejerza una actividad empresarial o profesional y conviene subrayar que esa cesión tendrá la duración que le reste al contrato de arrendamiento en la que se basa.

Para subrayar más la diferencia hay que destacar otras características que distinguen el antiguo traspaso (LAU1964) de la actual cesión (LAU1994):

A) Para llevar a cabo un traspaso el arrendatario necesita permiso expreso o tácito del arrendador, que además tiene derecho de tanteo y retracto, en la actual cesión no se necesita ese permiso solamente deberá comunicarse la cesión al casero de modo fehaciente en el plazo de un mes.

B) En el traspaso el casero tiene derecho a la percepción de una parte (10-20 ó 30%) del precio del traspaso, que debe constar con certeza, en la cesión no es preciso que conste el precio y el arrendador carece de derechos sobre el mismo.

C) En el traspaso el arrendador tiene derecho a aumentar la renta un 15% en la cesión el 20%.

En un siguiente artículo trataremos de encontrar la explicación al anuncio de ese inquilino que quiere traspasar pero no jubilarse.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,21€ por minuto desde teléfono fijo y 1,57 € por minuto desde móvil)

Share

Tuesday, 12 March 2013

¿Se puede cancelar el contrato de alquiler del local si el negocio no funciona?

La arrendataria de un local de negocio pretende dar por terminado el arriendo, desistiendo del mismo sin cumplir los seis años de duración pactados invocando imposibilidad económica de continuar en el negocio. Tanto el Juzgado de 1ª Instancia como la Audiencia Provincial de Gijón (s. 18/ 01/2013) desestiman esa alegación y condenan a la arrendataria.

La inquilina debe pagar a su casera 19.086,1 euros, más las rentas vencidas desde la presentación de la demanda hasta sentencia a razón de 2.475 euros mensuales, más intereses legales.

Considera la Audiencia que es menester resolver si es válido el desistimiento unilateral del contrato de arrendamiento de objeto distinto al de vivienda sujeto a la actual LAU de 1994, concertado entre las partes, y frustrado al no ser aceptado por el actor, ya que de esta consideración depende la discusión sobre la cuantía de las deudas correspondientes a las rentas pendientes, pues el arrendador reclama las devengadas hasta la sentencia judicial y el demandado sólo admite las debidas hasta el desistimiento, por lo tanto hay que determinar la validez y eficacia del desistimiento unilateral del contrato que pretende llevar a cabo el inquilino contra la oposición del arrendador.

Conforme a la jurisprudencia existente el desistimiento unilateral no se halla previsto en la LAU de 1994 salvo para los arrendamientos de vivienda, sin que pueda extrapolarse esta regulación a supuestos distintos ni aplicar la normativa de la LAU de 1964 a este supuesto, de modo que no cabe el desistimiento unilateral del arrendatario sin consentimiento del arrendador, salvo que lo contrario se halle permitido en el contrato vigente, y cabe que el arrendador ejercite el derecho a exigir el cumplimiento contractual, amparado en el artículo 1124 Código Civil , como aquí acaece, sin que se haya acreditado causa determinante del cese unilateral ya que los datos contables aportados no reflejan fehacientemente el estado del negocio ni tampoco vedan la apreciación del incumplimiento imputable al arrendatario que faculta al arrendador a exigir el cumplimento del contrato tanto respecto del arrendatario, como del avalista que asume las obligaciones contractuales de aquel, sin que por último sea constitutivo de abuso del derecho a la actuación del arrendador al limitarse a cumplir lo pactado, habiendo perdido como acredita otros arrendatarios.

No puede hablarse de abuso de derecho o de mala fe del arrendador, en cuanto que no ha habido acto abusivo o antisocial de un derecho, que haya sobrepasado sus límites normales y que haya lesionado el derecho de terceros, aunque afecte negativamente a sus intereses, sino simplemente el arrendador ha ejercitado un derecho de resolución del contrato que la ley le confiere y cuya viabilidad la misma avala.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,21€ por minuto desde teléfono fijo y 1,57 € por minuto desde móvil)

Share

Tuesday, 12 February 2013

¿Debo incluir el IVA en el precio de alquiler del anuncio de mi nave?

Fernando nos envía su pregunta:

¿Debo incluir el IVA en el precio de alquiler del anuncio de mi nave?

Y Pedro Hernández del Olmo, abogado, contesta:

Hay que partir de la base que el IVA es un concepto cuantitativamente cambiante, de hecho últimamente se ha modificado tres veces (16/18/21%) y ajeno al concepto de alquiler, normalmente debe entenderse que la cantidad que se publicita es sin incluir IVA.

En tal sentido no es aconsejable anunciar un alquiler IVA incluido.

Por otra parte ese IVA será IVA soportado para el arrendatario que, salvo que se dedique a una actividad exenta de IVA, lo trasladará a sus propios clientes.

En definitiva considero que lo más acertado es poner: Alquiler: XXX (IVA no incluido)


Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,21€ por minuto desde teléfono fijo y 1,57 € por minuto desde móvil)

Share

Tuesday, 18 December 2012

Si no facturas el alquiler de tu oficina, local o nave corres peligro de multa

En el BOE nº 289 sábado 1 de diciembre de 2012, se publica el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

Ante todo conviene recordar que existe obligación de expedir factura en todas las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por quienes sean sujetos pasivos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Hay que subrayar que en el ámbito arrendaticio solamente está exentos de IVA los alquileres de vivienda, alquilada a persona física que la utiliza como tal, estando por lo tanto sujetos a IVA todos los demás, es decir no sólo los de oficinas, locales comerciales y naves industriales sino también entre otros los turísticos o de vacaciones, a estudiantes, vivienda a empresas, garajes y plazas de aparcamiento etc.

Como obligación previa para este caso está la de darse de alta en el IAE como arrendador epígrafe 861.1 –vivienda-, 861.2 –local-, con el fin de practicar las declaraciones/liquidaciones trimestrales de IVA (Modelo 303) y la anual (Modelo 390).

Ello conlleva la obligación de expedir mensualmente factura por los alquileres percibidos que reúna los requisitos formales exigidos, se exponen a continuación de modo resumido, los que afectan a facturas por alquileres:

a) Número y, en su caso, serie. La numeración de las facturas dentro de cada serie será correlativa.
b) La fecha de su expedición
c) Nombre y apellidos, razón o denominación social completa, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones.
d) Número de Identificación Fiscal atribuido por la Administración tributaria española
e) Domicilio, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones
f) Descripción de las operaciones, consignándose todos los datos necesarios para la determinación de la base imponible del Impuesto,.
g) El tipo impositivo o tipos impositivos, en su caso, aplicados a las operaciones.
h) La cuota tributaria que, en su caso, se repercuta, que deberá consignarse por separado.

Medios para expedir las facturas: Las facturas podrán expedirse por cualquier medio, en papel o en formato electrónico, que permita garantizar al obligado a su expedición la autenticidad de su origen, la integridad de su contenido y su legibilidad, desde su fecha de expedición y durante todo el periodo de conservación.

La expedición de la factura electrónica estará condicionada a que su destinatario haya dado su consentimiento.

Plazo para la expedición de las facturas: Las facturas deberán ser expedidas en el momento de realizarse la operación.

Moneda y lengua de las facturas: Los importes que figuran en las facturas podrán expresarse en cualquier moneda, a condición de que el importe del Impuesto que, en su caso, se repercuta se exprese en euros. Las facturas podrán expedirse en cualquier lengua. No obstante, la Administración tributaria, cuando lo considere necesario a los efectos de cualquier actuación dirigida a la comprobación de la situación tributaria del empresario o profesional o sujeto pasivo, podrá exigir una traducción al castellano, o a otra lengua oficial en España.

Conservación de facturas: Se deberán conservar las facturas recibidas y copia de las emitidas durante el plazo previsto en la Ley General Tributaria. En la actualidad cuatro (4) años.

Infracción tributaria: Constituye infracción tributaria el incumplimiento de las obligaciones de facturación, entre otras, la de expedición, remisión, rectificación y conservación de facturas, justificantes o documentos sustitutivos. La sanción va desde 150 euros para infracción leve hasta el 75% del importe del conjunto de las operaciones que hayan originado la infracción, infracción grave (facturas falsas)-.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Share

Tuesday, 13 March 2012

De casero a mecenas

No sabría determinar qué proporción de locales actualmente desocupados corresponde a negocios que fracasaron y cual a otros que hubieran podido continuar si el casero ‘se hubiera puesto a tiro’, rebajando el alquiler o llegando a un acuerdo transaccional.

Parece que ha llegado el momento de que el casero se implique de algún modo en el resultado del negocio que se monta en su local. ¿Por qué? muy sencillo, antes lo alquilaba sin problemas y ahora se eterniza el cartel de ‘Se Alquila’ en su fachada. Solución: que el casero tome parte activa en la promoción del negocio para incentivar el alquiler de su local.

La fórmula tradicional que sería asociarse con quien necesita ese local, sociedad civil, sociedad limitada, etc., tiene el evidente riesgo de estar a las duras y a las maduras y la aportación del local a la sociedad, lo pone en el peligro de perderlo si el negocio no funciona. Por otra parte implica un evidente gasto de constitución y de funcionamiento.

Existe sin embargo la posibilidad de acogerse al contrato de cuentas en participación, regulado en el art. 239 del Código de Comercio: Podrán los comerciantes interesarse los unos en las operaciones de los otros, contribuyendo para ellas con la parte del capital que convinieren, y haciéndose partícipes de sus resultados prósperos o adversos en la proporción que determine.

Se trata de que el dueño participe de esos resultados, mediante la aportación del capital que supone el alquiler de su local, obligándose por tanto el titular del negocio a devolver al término del plazo pactado, ese capital, incrementado en los resultados prósperos, o disminuido en los resultados adversos.

Para ello quien aporta el uso temporal del local exigirá al titular del negocio cuenta justificada de sus resultados, al término del plazo pactado.

Este contrato mercantil, cuentas en participación, no está sujeto a solemnidad alguna y los acreedores sólo podrán reclamar contra el comerciante que lleve el nombre de la empresa.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Share

Monday, 5 March 2012

¿Tiene derecho el arrendatario a exigir la devolución del aire acondicionado tras dejar el local en alquiler?

¿Tiene derecho el arrendatario a exigir la devolución del aire acondicionado tras dejar el local en alquiler? La Audiencia Provincial de Huesca, sentencia de 8 de febrero de 2012 considera que no.

El arrendatario solicita se declare la facultad de retirar los elementos muebles correspondientes a las máquinas de retorno e impulsión del aire acondicionado -que colocó, vigente el arrendamiento, en el local propiedad de la otra parte-; y que se condene a la demandada a retirar el material a su costa y entregarlo.

Se desestiman las peticiones por entender que:

La arrendataria no hizo uso en tiempo oportuno de la facultad de retirar las mejoras reconocida al usufructuario en el artículo 487 del Código civil (al que se remite su artículo 1573, conforme a la aplicación supletoria recogida en el artículo 4.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 ), es decir, antes de devolver la posesión del local a la arrendadora.

El citado artículo 487 no autoriza a retirar mejoras, como la instalación de que hablamos, después de la pérdida de la posesión merced a la resolución de mutuo acuerdo del contrato de arrendamiento, ni mucho menos hasta el punto de imponer a la adversa la carga de retirar el material a su costa y de entregarlo a la hoy apelante.

El contrato de arrendamiento cuando se refiere a la devolución del local tras la extinción del contrato por cualquier causa, que el arrendatario cumplirá con devolver el local en las condiciones y estado que se encuentre “en dicho momento”. Precisamente, cuando se acordó resolver voluntariamente el contrato, la instalación de aire acondicionado seguía en el local; y el pacto suscrito por los litigantes para la resolución del contrato de arrendamiento no hace ninguna salvedad sobre ese extremo.

Además, la retirada de las máquinas y demás elementos del aire acondicionado no sería inocua ni gratuita, sino que implicaría, como informa el perito de la demandada, y partiendo de que la preinstalación solo sirve para ese concreto modelo de aire acondicionado un coste de 2.735 euros más IVA; y no vemos razones jurídicas para imponer esa actividad y gasto a la demandada, ni tampoco para que -ya sin ninguna garantía- sea la demandada la autorizada a entrar nuevamente al local y a efectuar toda la actividad aludida para la retirada del aire acondicionado.

Por último tampoco tiene derecho a recibir una indemnización por el valor actualizado de la instalación de aire acondicionado, de acuerdo con todo lo expuesto y porque el repetido artículo 487 sienta expresamente el principio de no indemnizabilidad a favor del usufructuario (arrendatario en nuestro caso), como consecuencia de las mejoras realizadas, cuando utiliza la expresión “pero no tendrá por ello derecho a indemnización”.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Share

Wednesday, 4 January 2012

Suben un 2% la retención por los ingresos de alquiler de locales profesionales

Dentro del paquete de ‘Medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público’ publicado por el gobierno el pasado 30 de diciembre (RDL 20/2011), se recoge la modificación de ciertos aspectos de la Ley 35/2006.

Concretamente, en la página 146627 se le incorpora una ‘disposición adicional trigésimoquinta’ que en su punto 4 regula los cambios al artículo 101 de la citada ley (Importe de los pagos a cuenta), y que concretamente en el apartado 101.8 se refiere a los arrendamientos urbanos.

En definitiva, las anteriores retenciones del 19% pasan a un 21% durante los ejercicios 2012 y 2013. Con esta medida se incrementará un 2% el importe que los propietarios adelantan a cuenta de su IRPF. La modificación de las retenciones es “para todos los obligados a retener”, que son los de los locales de uso profesional (siempre que el arrendador no sea una empresa que tribute por sociedades).

Manuel Pregal, administrador de fincas
http://cosasdealquileres.blogspot.com/

Share

Thursday, 22 December 2011

Alquiler de local de negocio y licencias administrativas

Con frecuencia el interesado en alquilar un local de negocio exige al arrendador las precisas licencias administrativas que permitan el normal funcionamiento de la actividad que pretende desarrollar en la finca.

Este tipo de peticiones en muchas ocasiones originan dudas que finalmente hacen que el contrato de arrendamiento no se suscriba. Y sin embargo con algunos conceptos claros la materia puede tener fácil solución.

En primer lugar el arrendador de un local de negocio debe saber que lo que hace es contratar un arrendamiento para uso distinto del de vivienda, de modo que cederá el inmueble al arrendatario por un tiempo determinado y un precio. Y aunque no resulte obligatorio para su validez, es conveniente que en el contrato figure claramente el destino del local por parte del arrendatario (venta de ropa, relojería…), lo que podrá evitar problemas derivados de su cambio de destino o negocio ejercido sin permiso del arrendador, subrogaciones en caso de muerte del arrendatario, etc. En definitiva, se alquila un inmueble para que el arrendatario lo destine a un negocio, contrato que viene contemplado en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Otra cosa es que el arrendamiento del local incluya la explotación de un determinado negocio, contrato que conlleva la cesión de maquinaria, útiles, muebles y de las licencias administrativas necesarias. Se trata de un arrendamiento de industria sometido únicamente al Código Civil, contrato en el que el arrendatario de la explotación sí necesita las licencias y autorizaciones administrativas.

Para evitar equivocaciones y errores es conveniente que en los contratos de arrendamiento para uso distinto del de vivienda (de local de negocio) se incluya una cláusula que mencione que la obtención de las licencias y permisos administrativos para el funcionamiento del negocio compete al arrendatario, quedando al margen el arrendador.


Por Gabriel de Alvear Pardo.

Abogado y colaborador de CAFMadrid

Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid

Share