Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios

Por qué el Smart Working te puede ayudar (y mucho)

¬ŅQu√© tal trabajar en equipo por proyectos, tener flexibilidad horaria y movilidad? Es el Smart Working que est√° llegando para romper con la cultura del presentismo en la oficina. Te puede ayudar (y mucho) porque su objetivo es mejorar la productividad y la satisfacci√≥n de los empleados.

Smart Working

Cómo funciona el Smart Working

1.- Deslocalización

El Smart Working es una evoluci√≥n del teletrabajo. Parte de la teor√≠a de que lo importante es el servicio prestado, no d√≥nde se hace. Hay una deslocalizaci√≥n del trabajo, que se puede hacer en casa, en un caf√©, en el aeropuerto …

Claro, que no todo el trabajo se puede deslocalizar, pero sí mucho. Un operario en una fábrica no puede aplicar la deslocalización a su trabajo, pero un abogado, un economista, un periodista, un comercial sí.

2.- Calidad vs Cantidad

El Smart Working presende acabar con la cultura del presentismo en la oficina. M√°s horas de trabajo no significa que seas mejor trabajador, lo que cuenta es la calidad de tu trabajo, no la cantidad.

Se trata tambi√©n de aprovechar el tiempo. Si tienes que viajar, puedes aprovechar las horas de espera en el aeropuerto o el trayecto en el tren para hacer peque√Īas tareas.

3.- Flexibilidad horaria

En un ambiente de Smart Working se puede plantear una flexibilidad horaria que se adapte al empleado para que trabaje mejor, m√°s feliz porque puede compaginar mejor vida profesional y personal.

Lo que cuenta es cumplir objetivos.

4.- Trabajo en el equipo

El trabajo en equipo y por proyectos también es clave en el Smart Working que utiliza las nuevas tecnologías para trabajar con personas ubicadas hasta en ciudades diferentes.

El uso de teleconferencias, soluciones de colaboraci√≥n sobre redes IP, email … son las herramientas b√°sicas del Smart Working.

Mondelez, ejemplo pr√°ctico de Smart Working

Hace tres a√Īos que Mondelez empez√≥ a implantar la f√≥rmula de smart working en su divisi√≥n espa√Īola, seg√ļn se explica en Expansi√≥n.

Fue un proceso gradual. Primero comenzó con un plan de movilidad interna con el que, entre otras cosas, desaparecieron los despachos para fomentar el trabajo en equipo, eliminar las jerarquías y así ser una organización más horizontal.

Después se pasó al plano externo con el objetivo de que todos los empleados dedicaran un 40% de su tiempo a realizar sus funciones fuera de la oficina.

El caso de esta compa√Ī√≠a es pionero en nuestro pa√≠s, pero es una f√≥rmula que promete expandirse y plantea un nuevo tipo de relaci√≥n entre las empresas y los profesionales para que estos puedan trabajar desde cualquier ubicaci√≥n.

“Quer√≠amos convertirnos en una organizaci√≥n m√°s cercana, configurar equipos seg√ļn los proyectos de cada momento y otorgar a los empleados mayor flexibilidad. En general, la idea de desarrollar un trabajo en un puesto fijo en una oficina va a ir desapareciendo. Si se implementan bien estas nuevas modalidades, se conseguir√° aumentar la productividad y la satisfacci√≥n de la plantilla”, explica Pedro Casa√Īo, director de Recursos Humanos para el Sur de Europa de Mondelez Internacional.

La parte legal

El Smart Working todav√≠a est√° en un limbo legal. De momento, en Espa√Īa en el Estatuto de los Trabajadores s√≥lo se contempla el teletrabajo y obliga al profesional a fijar un lugar de trabajo habitual, “algo que difiere, y mucho, de las bases sobre las que se asienta el ‘smart working”, apunta Vivian Acosta, socia DG de consultor√≠a de Talengo.

Seg√ļn Jos√© Prieto, socio de laboral de Baker Mckenzie, tambi√©n se necesita una evoluci√≥n dela normativa en materia de accidentes y seguros en el trabajo, ya que aparecen nuevos entornos en los que los profesionales pueden desarrollar sus funciones. En el √°mbito europeo, Reino Unido e Italia se posicionan como los pa√≠ses m√°s avanzados y que m√°s tiempo llevan impulsando estas f√≥rmulas.

Seg√ļn L’Osservatorio Smart Working de Politecnicode Milano, el 17% de las grandes empresas italianas ya han puesto en marcha proyectos para normalizar este m√©todo. En Reino Unido se ha lanzado una campa√Īa para acabar con el horario ‘nine to five’ (de nueve a cinco). Pero Estados Unidos es el gran referente; all√≠ el 30% de la poblaci√≥n trabaja bajo estas nuevas modalidades.

Share


Compartir esta noticia: