Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios

Qué derechos tienes si eres autónomo y enfermas

Los autónomos parece que nunca se ponen malos. Según las últimas estadísticas de la Seguridad Social, cada mes, más de dos empleados sobre diez pidieron la baja por incapacidad laboral, y sólo uno de cada diez autónomos hizo lo mismo. El miedo a perder clientes e ingresos hace que los autónomos sean más reacios a coger la baja por enfermedad, pero hay ocasiones en las que no hay más remedio. Y en esas ocasiones, ¿cómo funciona la baja para el autónomo? Aquí te lo explicamos.

enferma

Cuándo se pide la baja

Cuando hay un accidente o una enfermedad el trabajador debe pedir su Prestación por Incapacidad Temporal (IT). Es un subsidio diario que cubre la falta de ingresos mientras el trabajador no pueda realizar sus funciones profesionales.

Entre enero y agosto hubo 9,26 incidencias al mes por incapacidad temporal cada 1.000 autónomos —frente a las 20,83 de los asalariados—. Sin embargo, las bajas de los trabajadores por cuenta propia fueron más largas: una media de 87 días frente a los 37 del resto del sistema. “Los autónomos suelen pedir la baja solo si se enfrentan a una enfermedad muy seria”, comenta Sebastián Reyna, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) a El País.

¿Quién puede solicitar la baja?

Para cobrar el subsidio, es necesario tener cotizado un periodo mínimo de 180 días en los cinco años anteriores a la solicitud. Este límite deja de aplicarse en los casos de enfermedad profesional y accidente laboral. En este caso no se requiere un periodo mínimo de cotización.

La cotización por contingencias comunes es obligatoria desde 2007 para los inscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). En cambio, la cobertura por accidentes laborales y enfermedad profesional tiene carácter voluntario, salvo para ciertos grupos de autónomos, como los económicamente dependientes o los que desarrollen una actividad de alto riesgo. Esto significa que, aquellos autónomos que no coticen por ellas y sufran, por ejemplo, un accidente en el trabajo, percibirán la prestación como si se tratara de enfermedad común.

El autónomo tiene que estar dado de alta en el régimen de autónomos y estar al corriente de todos los pagos para poder cobrar su baja. Si no está al corriente de pago entonces tendrá un mes para hacerlo.

¿Cuánto se cobra al estar de baja?

Sólo se tiene derecho a la prestación a partir del cuarto día de baja. Solo en caso de accidente laboral o enfermedad profesional se cobra las tres cuartas partes de la base desde el primer día de baja, siempre y cuando se esté cotizando por las contingencias profesionales.

La cuantía de la prestación varía en función de la base de cotización y la causa que ha provocado la incapacidad. Para enfermedades comunes y accidentes no laborales se percibe el 60% de la base del mes anterio. A partir del vigésimo día y hasta el momento del alta el importe sube hasta el 75%.

Si se cotiza por la base mínima, la prestación queda en 530 euros al mes —660 euros a partir del día 21 o en caso de accidente o enfermedad profesional—. Pero hay que seguir pagando las cuotas de autónomos —algo más de 260 euros si no se tiene derecho a bonificaciones— durante el periodo de incapacidad. Así, el subsidio se queda en unos 267 euros si se recibe el 60% de la base y en cerca de 400 euros si tiene derecho al 75%.

La baja tiene una duración máxima de un año, prorrogable durante seis meses más.

Cómo se tramita la baja

Hay que rellenar la solicitud de la mutua y presentarla junto a su DNI. Si no sabes cuál es tu mutua puedes pasar por una oficina de la Seguridad Social para que te lo digan.

Share


Compartir esta noticia: