Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios

El alivio electoral

Todo el mundo parece coincidir en una cosa: 2015 será el año de la recuperación. Pero nuestros bolsillos no lo notarán. Los salarios, tanto en la empresa privada como en la pública, permanecerán prácticamente congelados. Sólo habrán leves subidas en grandes empresas. Las pensiones subirán un simbólico 0,25%. Pero hay consuelo: los precios de los servicios básicos y los impuestos interrumpirán su escalada y, en algunos casos, hasta bajarán. Y es que estamos en año electoral.

manos votando

Ganando votos

Durante 2015 tendremos elecciones municipales, autonómicas y generales. Hay que preparar el terreno para ganar esos votos que se han podido perder por el camino. Así que las entidades locales y autonómicas aprovechan la ocasión para anunciar la congelación de impuestos tan trascendentes como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o las tarifas de transporte público, tras dos años de escalada desbocada.

El Gobierno no quiere ser menos y ha reformado el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para rebajar las retenciones a la mayor parte de los asalariados. Se calcula que esto supondrá una rebaja unos 30 euros de media en la nómina mensual, según recoge El País en su artículo ‘Los precios dan un respiro pero los sueldos siguen su letargo‘. Y es la primera bajada en impuestos desde 2007.

Los trabajadores pagarán de media un 12,5% menos en su impuesto sobre la renta. Se beneficiarán especialmente las rentas más bajas y las más altas. Los que ganen menos de 12.000 euros dejarán de pagar impuestos.

Por ejemplo, un trabajador con una renta de 35.000 euros se ahorrará 236 euros en el pago del IRPF durante el próximo año, según cálculos realizados por el Ministerio de Hacienda. La reforma fiscal reduce los mínimos personales y familiares. También introduce beneficios fiscales para las familias numerosas y las que tengan ascendientes o descendientes que sean dependientes. Para estos y para las madres trabajadoras con hijos menores de tres años establece un impuesto negativo: una deducción de 100 euros mensuales que se disfrutarán con independencia de que la renta le permita deducírselo.

Otro ejemplo, una familia con tres hijos, en la que el marido que gana 40.000 euros presenta declaración individual se ahorrará 1.429 euros al año (casi 120 euros al mes). En el caso de que el contribuyente, que gana 35.000 euros, tenga dos hijos, uno de ellos discapacitado, y un ascendiente dependiente a su cargo, el ahorro ascenderá a 323 euros al mes (3.880 euros anuales).

También habrá rebajas fiscales para los autónomos. Las retenciones disminuirán del 21% actual al 19% el próximo año, lo que dejará más dinero en el bolsillo de los emprendedores. De esta forma, un autónomo sin hijos que presenta un rendimiento por actividades económicas de unos 40.000 euros se ahorrará unos 47 euros al mes (559 euros al año), según estimaciones elaborados por Hacienda.

Las empresas también pagarán menos al fisco en 2015. El impuesto sobre sociedades bajará del 30% actual al 28%.

El gas, la electricidad, la telefonía y el transporte no subirán en 2015

El recibo de la luz, cuya factura cayó un 4,9% en 2014, seguirá reduciéndose; el gas natural recibe 2015 con un descenso del 3,3% y la bombona de butano no se revisará hasta abril; los carburantes deberán seguir reflejando la caída en picado del precio del crudo y la telefonía seguirá bajando gracias a los paquetes convergentes.

El tren billete del transporte público también se congela en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Share


Compartir esta noticia: