Añade tus inmuebles para alquilar/vender GRATIS
Acceso propietarios

El Ayuntamiento no entrega factura y el arrendatario se niega a pagar

El arrendatario de un local de propiedad municipal exige al Ayuntamiento factura en forma, con desglose de IVA en el alquiler. El Ayuntamiento no se la expide y el inquilino deja de pagar el alquiler.

La Audiencia Provincial de Burgos (s.29/11/2012) confirma el desahucio por falta de pago y desestima el recurso de apelación del arrendatario basado en que el arrendador incurrió en “mora accipiendi” al no presentar los recibos de renta hasta el año 2008 y posteriormente negarse a presentar las facturas de acuerdo con las disposiciones fiscales.

Considera la Audiencia que del tenor literal del contrato resulta, con claridad, la renta que se ha de pagar, cómo y cuando la arrendataria debía pagarla, dentro de los siete primeros días de cada mes, en la cuenta bancaria reseñada en el contrato.

La arrendataria, no precisaba de la concurrencia de acto alguno de la arrendadora para el cumplimiento de su obligación de pago de la renta.

En ningún lugar del contrato se supedita el pago de la renta a la circunstancia de que previamente al pago el arrendador libre recibo o factura.

Cierto es que el artículo 17.4 de la Ley de Arrendamientos Urbanos , aplicable a los arrendamientos de viviendas, impone al arrendador la obligación de entregar recibo del pago de la renta, “salvo que se hubiere pactado que el pago se realice mediante procedimiento que acredite el efectivo cumplimiento de la obligación de pago por el arrendatario” . Si bien, en todo caso, la única consecuencia que establece el precepto para el caso de que el arrendador incumpla la obligación de dar recibo (prevista solo en el caso de que no se hubiera pactado el pago en forma tal que quedara constancia del mismo) es la de correr con los gastos que se originen al arrendatario para dejar constancia del pago.

En ningún caso la falta de entrega de recibo, efectuado el pago, puede justificar el incumplimiento de la obligación de pagar la renta, por cuanto que no se trata de obligaciones recíprocas.

Tampoco la falta de expedición de una factura sin los requisitos fiscales puede justificar el impago de la renta. Aún en la hipótesis de entender que la arrendataria resultaba por ello perjudicada debería haber consignado la renta y efectuar la pertinente solicitud a la Agencia Tributaria.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,21€ por minuto desde teléfono fijo y 1,57 € por minuto desde móvil)

Share


Compartir esta noticia: